Comercial

El FINfloor es un suelo laminado fabricado conforme a los estándares Europeos, (según norma EN 13329) y además con la etiqueta del marcado CE según la norma EN 14041.
– El suelo laminado FINfloor está compuesto por un panel de fibras de madera, de alta densidad (HDF), según lo definido en la norma EN 316.
– La capa superior de recubrimiento, consiste en folios decorativos impregnados en resinas amino plásticas. El decorativo es una perfecta imitación de distintas maderas o fantasías.
– La capa más superficial esta formada por un folio celulósico con partículas de Oxido de Aluminio o Corindón llamado OVERLAY.
Este Overlay de gran calidad le confiere al FINfloor una elevada resistencia superficial al desgaste, impacto, rayado, manchado, a quemaduras de cigarrillo, etc. resistencia que muy pocos productos son capaces de ofrecer. Cumple todos los requisitos de la norma de EN 13329.
– La capa inferior es también de folio melamínico llamada Kraft, que cumple la función de contrabalance y aislamiento.
FINfloor es un suelo extremadamente versátil, y lo puede instalar en todos los locales de su hogar, comerciales, etc.  a excepción de aquellos con una elevada humedad ambiente, tales como baños, saunas, fregaderos, zonas de lavado, etc., donde no se recomienda su utilización.
En reformas donde se vaya a instalar sobre antiguos solados debemos tener en cuenta el apartado de preparación de las soleras que aparece descrito en los folletos de instrucciones adjuntos en los paquetes del suelo.
Los suelos fabricados con HDF, contienen resinas en base a formaldehído entre otros componentes.
Los suelos fabricados por Finsa son siempre E1 (<= 8mg/100 g. de tablero seco) de acuerdo con la norma europea EN 120, es decir de bajo contenido en formaldehído.
Estos niveles de emisiones son comparables con los niveles de emisión de la madera natural.
El suelo laminado FINfloor en cualquiera de sus calidades es por tanto, adecuado para el uso sin ningún tipo de problema, incluso en áreas sensibles tales como aulas y jardines para la infancia de los niños.
A la hora de comprar un suelo laminado elija siempre un revestimiento de la mejor calidad, ensamblado sobre un panel de partículas de primerísima calidad (HDF: High Density Fiber) y que además ofrezca una elevada resistencia a la humedad. Tambien el sistema de unión o fijación entre las distintas piezas debe ser consistente y oponer una gran resistencia a la separación.
FINfloor le ofrece las últimas y mas avanzadas novedades técnicas, además de poseer unos acabados perfectos, que no presentan ninguna deformación ni tampoco la mínima variación en el color.
Todos estos importantes requisitos están perfectamente controlados en
el FINfloor en cualquiera de sus calidades.
El suelo laminado FINfloor a diferencia de los suelos de madera barnizados, están protegidos y acabados con un papel llamado Overlay.
Este papel esta compuesto por partículas de Óxido de Aluminio Al2O3 (Corindón). Este es uno de los metales más resistentes y duros después del Diamante, por tanto protege el suelo laminado frente al desgaste.
Esta lámina protectora nos ofrece un acabado altamente resistente, que ningún barniz de los que se usan habitualmente en suelos de madera puede alcanzar. Además nos da la seguridad de que ante la caída y posible quemadura de un cigarrillo, no va a dejar marca en nuestro suelo laminado.
Ningún barniz es capaz de soportar un ataque tan extremo de este tipo.
Según las recomendaciones dadas por el fabricante, las moquetas, alfombras u otros recubrimientos en base textil,  no forman una base adecuada ni conveniente para la colocación encima de estos del suelo laminado.
Por tanto la colocación de suelo laminado sobre este tipo de recubrimiento no es posible.
Se recomienda retirar previamente este tipo de recubrimientos antes de instalar el suelo laminado.
La capa de sustentación que forma el compuesto textil es muy compresible y poco firme.
Una instalación de suelo laminado puede que tenga que soportar cargas y esfuerzos bastante grandes, al ser el suelo de sustentación del laminado irregular y poco firme, las uniones entre las piezas tienden a sufrir mucho llegado incluso a deformarse y romperse.
En una instalación de este tipo debemos tener especial cuidado dado que el suele tiene que soportar unas circunstancias un poco especiales.
Los lugares de esta índole suelen ser altamente húmedos y están expuestos a cambios de temperatura bruscos.
En estos locales el suelo laminado suele estar expuesto a unas condiciones de dilatación y temperatura extremas. Lo más habitual es que el sol incida directamente sobre el laminado a través del cristal, lo que hace que la superficie del suelo alcance una temperatura bastante elevada. Si a este efecto le sumamos que la solera suele estar bastante más fría el suelo tiene que soportar unos cambios de temperatura muy bruscos.
En días de sol puede hacer mucho calor y caer muy rápidamente la temperatura de noche. Esta contracción y dilatación puede que dañe los perfiles y así aparecer la separación de las piezas en sus uniones cortas.
Incluso al estar la solera directamente sobre el suelo, puede haber una gran diferencia de temperatura entre las caras dos del tablero, la cara superior con la temperatura más alta que la cara inferior que esta en contacto con la solera.
En caso de tener que instalar suelo laminado en alguno de los lugares mencionados, quizás se pueda mejorar las condiciones de la instalación situando sobre el subsuelo:
– Primero una barrera de vapor de 0,2 mm de film de polietileno.
– Sobre este film, una capa de aislante térmico de un buen espesor > 6 mm (corcho, tablero de baja densidad, polipropileno, etc.).
– Recomendamos una buena estabilización del producto en el local destinado a su instalación, previo a su montaje.
– Durante la instalación aplicaremos adhesivo (cola D3) en las uniones transversales y así reforzaremos la unión de los lados cortos de las tablillas, que se colocarán distanciadas unas de las otras (contiguas) siempre a 1/3.
El suelo laminado es una alternativa a la madera maciza. Por lo general es entre un 50 y 70 % más económico que la madera maciza tradicional.
Es fácil y rápido de instalar, no necesita cola ni clavos por lo que acelera y abarata mucho su colocación.
Es antialérgico y no acumula ácaros. Tiene una gran resistencia a la decoloración producida por la luz solar y es además altamente resistente al desgaste superficial.

Consultas Técnicas

Los suelos laminados FINfloor en cualquiera de sus gamas tienen una clasificación BFL S1. A nivel europeo una de las más altas en cuanto a resistencia al fuego. (Según la norma EN14041 / EN13501-1 / EN ISO 9239-1 / EN ISO 11925-2).

El sellado de cantos es una protección adicional del FINfloor en cualquiera de sus gamas, para que no tengamos ningún problema ante situaciones comprometidas como pudiese ser la caída de líquidos sobre nuestro suelo.
Esta protección mejora las prestaciones de un soporte (HDF) ya de por si altamente resistente a la humedad.
Este sellado consiste en aplicarle al canto del tablero soporte, una película de parafina. Esta película de parafina que recubre toda la moldura,  y hace de protección frente a la humedad en caso de exponer el producto a condiciones severas o ataques directos de agua.

Con el uso de los diferentes Underlays que FINfloor tiene en su gama se consigue una reducción acústica muy importante.

Ello se refleja en una mejora sonora que le da a la instalación una sensación de calidad y confort difícil de conseguir con otros underlays.

SUELO FINSA
SILENT ELITE UNDERLAY THERMO UNDERLAY ESSENTIAL UNDERLAY
RWS:
Sonido de pisada reflejado
sound reduction compared to reference underlay
% EPFL working draft 021029-5 F1 30 10 5
IS: 
Mejora del ruido de impactos
medido bajo un suelo laminado Finfloor
dB ISO 140 / 717 20 18 16

La resistencia térmica no depende solamente del suelo laminado, sino del conjunto de la instalación: Underlay utilizado y suelo laminado.
El FINfloor en todoas sus clases es un buen conductor de calor.
Para instalaciones de calefacción radiante, le aconsejamos el uso del FINfloor Silent-Underlay, especialmente desarrollado para maximizar la transmisión de calor y al mismo tiempo reductor acústico.

Thermal resistance (<0,15 m2K/W)
Finfloor Silent Underlay
ISO 8301
m2K / W
Only
Silent Underlay
0,050
Silent Underlay
+ FINfloor 8mm
0,127
El FINfloor es antiestático y por tanto si se instala correctamente y sobre el Underlay recomendado, no es susceptible de cargarse electrostáticamente.
Tanto las fibras de madera del soporte, como las resinas del mismo y de la superficie que lo cubren, tienen una conductividad eléctrica baja; en consecuencia, estos materiales son susceptibles de cargarse electrostáticamente.
Es prácticamente imposible predecir de antemano cuando puede ocurrir esto. En la gran mayoría de los casos no es un problema puesto que en gran medida, depende también de la sensibilidad personal de cada uno.
Los portadores de carga eléctricas son (electrones), los cuales son responsables de que en determinadas circunstancias recibamos una “descarga”.
Las causas pueden ser p. ej. una superficie del suelo de laminado sucia, una insuficiente humedad del ambiente (especialmente en los meses de invierno), materiales con efecto eléctricamente aislante (suelas de zapatos, ropa, etc.).
Dichas cargas son de baja intensidad y no perjudiciales para la salud. En condiciones de humedad relativa del 25% y 23ºC deben ser inferiores a 2 KW (según se indica la normativa europea EN1815).
El factor que más condiciona estas cargas es la humedad ambiental, si el ambiente esta muy seco las cargas tienden a acumularse. Manteniendo una humedad ambiente de entre 55-65% estas cargas disminuirán o desaparecerán.
En el caso que se coloque FINfloor en su gama no Antiestático en zonas con riesgo de mayor carga electrostática ( oficinas, salas con ordenadores, etc.) se recomienda utilizara un underlay Antiestático (con una lámina de aluminio) o en su ausencia podremos colocar unas tiras de papel de aluminio entre el suelo laminado y el underlay, dándole posteriormente a estas una derivación a tierra. Otra posibilidad es el aumento de la humedad ambiente del local; a mayor sequedad, mayor acumulación de cargas.

Limpieza

-Utilice una escoba, mopa, aspiradora con cepillo para parquet, o una fregona totalmente escurrida. No utilice nunca accesorios abrasivos (lanas de acero, estropajos, etc.) o maquinas de limpieza para limpiar el laminado.
-Utilice detergentes de ph neutro no abrasivos. Utilice exclusivamente los productos recomendados por el fabricante en la pagina Web. Las ceras y otros productos limpiadores y abrillantadores de suelos de madera o mueble no son validos para los suelos laminados.
-Para la limpieza de productos biselados, no utilice o introduzca objetos puntiagudos, abrasivos, cortantes, húmedos, etc. Utilice la aspiradora con el cepillo para parquet. Si esto no fuese suficiente utilice un paño ligeramente humedecido en agua.
-En caso de que se derrame algo de agua debe secarlo inmediatamente, evite el estancamiento de líquidos.
-Para la eliminación de las manchas más persistentes en la superficie (NUNCA en uniones o biseles), use acetona ligeramente disuelta o alcohol de uso domestico. Posteriormente se limpiara con agua.
-Debe tener especial cuidado en las zonas de descanso de animales domésticos. (la orina puede dañar el laminado, evítelo y límpielo inmediatamente)

Utilice una escoba, mopa, aspiradora con cepillo para parquet, o una fregona totalmente escurrida. No utilice nunca accesorios abrasivos (lanas de acero, estropajos, etc.) o maquinas de limpieza para limpiar el laminado. Existen productos en el mercado específicos para la limpieza de suelos laminados. Le recomendamos  Bona Floor Care

Esas manchas son simplemente parafina.
No son un defecto ni mucho menos, puesto que son fruto de un laborioso trabajo, como es el de proteger el canto de las tablillas, con un producto antihumedad como es la parafina.
Este sellado hidrófugo (parafina) le confiere al producto una mayor protección y garantía frente a posibles problemas de humedad a los que el laminado pueda estar expuesto.
Estas manchas se pueden eliminar con un paño humedecido en un poco de agua y algo de jabón neutro. En caso de que no desaparezcan, pruebe con un paño humedecido con alcohol de uso domestico.